sábado, 19 de julio de 2008

CERVEZA

El rodaje de La reina de África (1951) en el Congo Belga fue algo accidentado, cayendo el equipo enfermo de disentería. Sólo se libraron de las fiebres el director John Huston y Humphrey Bogart, que no probaron el agua, contentándose con el whisky. El consumo de alcohol en general, y de la cerveza en particular, está ligado al desarrollo de la civilización. En el artículo La cerveza y la selección de la especie, George Will cita un libro de Steven Johnson donde se nos dice:

"La búsqueda de agua potable no contaminada es tan antigua como la propia civilización. Tan pronto como hubo asentamientos humanos masivos, las enfermedades relacionadas con el abastecimiento, tales como la disentería, se convirtieron en poderoso cuello de botella poblacional. Durante gran parte de la historia de la humanidad, la solución a este problema crónico de salud pública no consistió en potabilizar el agua. La solución fue beber alcohol."
También hay que tener en cuenta que pese a los problemas que causa el alcohol, en épocas tempranas de la historia y, volviendo a Johnson, "morir de cirrosis de hígado a los cuarentaitantos era mejor que morir de disentería a los veintitantos."
La conclusión de Johnson es que el consumo de cerveza libró a muchos de morir y mejoró la especie genéticamente:
"Para evitar la peligrosa agua, la gente tenía que beber grandes cantidades de, por ejemplo, cerveza. Pero para digerirla, los individuos necesitaban un rasgo genético que no todo el mundo posee. Johnson lo describe como la capacidad del organismo para responder a la ingesta de alcohol incrementando la segregación de unas enzimas determinadas llamadas deshidrogenasas alcohólicas. Esta capacidad es controlada por ciertos genes del cromosoma IV en el ADN humano, genes que no están distribuidos uniformemente entre todo el mundo. Aquellos que carecían de este rasgo no podían, como reza el refrán, "retener su licor". Así, muchos murieron tempranamente y sin descendencia, bien por la toxicidad del alcohol o debido a las enfermedades provenientes del suministro del agua.

Los perfiles genéticos de los asentamientos humanos pasaron a estar progresivamente dominados por los supervivientes, es decir, por aquellos genéticamente preparados para, bueno, beber cerveza: "La mayor parte de la población mundial de hoy," escribe Johnson, "se compone de los descendientes de aquellos primeros bebedores de cerveza, de quienes hemos heredado buena parte de la tolerancia genética al alcohol."
El estudio de Johnson concluye que aquellos que no vivieron en las ciudades y por tanto no pasaron la criba, desarrollan actualmente unos niveles alarmantes de alcoholismo.
Pero yo, que me preocupo por la salud de mis lectores, les quería recomendar el consumo de cerveza para combatir los estragos del calor. Y recordarles lo mucho de beneficioso que tiene esta bebida, que estimula el apetito, contiene poco azúcar y nada de materia grasa (un tercio de cerveza aproximadamente tiene 150 kCal). Por otra parte es digestiva y aporta fósforo y vitaminas solubles del grupo B, eso por no hablar de los polifenoles, antioxidantes naturales que nos previenen de enfermedades cardiovasculares y frenan el envejecimiento.

Rindamos pues culto a la diosa Deméter/Ceres, que nos trajo los cereales, y reconozcamos la inteligencia de las civilizaciones mesopotámica y sumeria, que ya trasegaban el preciado líquido en tiempos tan remotos.

10 comentarios:

Stewie Griffin dijo...

jeje precisamente ahora me estaba pimplando una, a ver cuando nos reunimos alrededor de una mesa llena de jarras, ;)

Mr. Hyde dijo...

Stewie,te tomo la palabra.

Igor dijo...

Menos mal que leo esto, pues me alegra saber que el próximo fin de semana, cuando vaya a Ciudad Real, me convertiré en una persona más sana gracias a las cantidades de cerveza que tendré que tomar, lo que me preparará y acolchará el hígado para la inminente limoná y posteriores copas/mojitos.
Te llamaré cuando tenga todos los detalles de mi viaje Mr. Hyde, pero ya es algo irrevocable, si no el viernes, el sábado.
Un abrazo.

Mr. Hyde dijo...

Amigo Igor,Mr. Hyde aguarda impaciente su llegada. No dude de que en su estancia disfrutará de todo tipo de excesos etílicos y gastronómicos. Venga con el estómago preparado.

Eduardo Peña Bustos dijo...

Fluyan torrentes del rubio líquido y sobrevuelen por nuestros cielos nebulosas de su burbujeante gas,vive dios que en verano la cerveza es el doble de buena

Mr. Hyde dijo...

Cierto, amigo Eduardo, no hay día en el verano en que no apetezca una. Yo ahora mismo me dispongo a tomarme unas jarras.

HIJOPUTA dijo...

he actualizado!!

libertas73 dijo...

Saludos.
Creo que nos conocemos del día de interacción en Madrid.
Estuvimos birreando después del evento con Stewie, Berti, Nasser y algún otro.
Yo soy el de la camiseta "Anarcho Capitalism"
Un saludo y a ver si volvemos a coincidir.

Mr. Hyde dijo...

Amigo "hijoputa", a su blog me dirijo sin demora.

Libertas, efectivamente; nos conocimos en Madrid en aquella ocasión de la feria del libro y las posteriores cervezas. Veo que has actulizado el blog.
Y a ver si es verdad que se repite el etílico encuentro.

ironia dijo...

Grandes verdades dices en tu blog, el propio Valentín Fuster recomienda en su libro un par de cañitas al día como alimento cardiosaludable, y lo que dicen los médicos... va a misa.
Saludos y ánimo con el fantástico blog.

ironia