viernes, 26 de octubre de 2007

Los Simpsons y el cine dentro del cine.
















Cualquier aficionado a los Simpsons sabe de la enorme cantidad de homenajes al cine que nos hemos encontrado en sus muchos capítulos: He hallado una página dedicada a la serie donde se ha hecho un gran trabajo de recopilación de esos guiños cinéfilos.
Me permito añadir un par de ellos:
En un episodio Homer, Ned Flanders y el actor Ernest Borgnine (arriba) se van con los niños de excursión y deciden echarse al río en un par de lanchas. Los dos grupos se pierden y mientras el capitaneado por Borgnine avanza temeroso vemos las silueta de un hombre armado a un lado de la orilla, justo entonces se escucha a alguien tocar un banjo...los que hayan visto Defensa (Deliverance, 1972) de John Boorman recordarán el duelo guitarra- banjo entre uno de los protagonistas y un niño. También a los violentos rednecks con quienes tienen la desgracia de topar Burt Reynolds y John Voight en su aventura por el río.



En la maravillosa película de John Huston El Tesoro de Sierra Madre (1948), tres hombres van en busca de oro, pero el terror que les produce la posibilidad de que alguno de los socios robe la parte correspondiente a los demás hace imposible conciliar el sueño. En el caso de los Simpsons, Homer y el señor Burns se quedan atrapados en una cabaña debido a un alud de nieve. Hay un momento en que ambos, presos de la paranoia, empiezan a escrutarse con la mirada igual que lo hacían Humphrey Bogart y Tim Holt (intentando no dormirse) en la película de Huston.
Dejemos la serie de Matt Groening y vayamos a otros guiños que me vienen, a bote pronto, a la memoria. Martin Scorsese siempre ha considerado que Centauros del desierto (The Searchers, 1956) es la mejor película americana de todos los tiempos, ese fue el motivo de que en sus Malas Calles (Mean Streets,1973) los mafiosos entren en un cine donde la proyectan.

En 1978 John Carpenter presentó Halloween.
A la vez que el serial-killer acecha en la calle, las posibles víctimas ven en la TV El enigma de otro mundo (The Thing from Another World, 1951). Años más tarde Carpenter realizaría un estupendo remake titulado La cosa (The Thing, 1982).
Una de las mejores películas de este año es Zodiac de David Fincher. Esta trata de el asesino del zodiaco, que aterrorizó San Francisco en su día, y del seguimiento del caso tanto por la prensa como por la policía.
En un momento de la película uno de los detectives aparece en el cine viendo Harry el Sucio (Dirty Harry, 1971), que también tuvo como inspiración los hechos del psicópata astral.
En el cine español tenemos, por ejemplo, El espíritu de la colmena (1973) de Víctor Erice: en el año 1940, en un pequeño pueblo, proyectan El doctor Frankestein (1931) de James Whale. Entre el público se encuentran dos niñas hermanas, a la más pequeña le causa gran impresión el monstruo protagonista y no deja de pensar en él.
Joe Dante llevó a sus Gremlins (1984) al cine para que disfrutaran de Blancanieves y los siete enanitos (1937).
En Cadena Perpetua (The Shawshank Redemption, 1994) los presos se quedan boquiabiertos ante la Rita Hayworth de Gilda (Charles Vidor, 1946).
Otro día seguiré con más ejemplos de cine dentro del cine.


THE DAWN OF MAN 2001: una odisea del espacio, 1968.






El espíritu de la colmena, 1973.











El tesoro de Sierra Madre, 1948.

2 comentarios:

Davis dijo...

¿No crees que es demasiado aventurado decir que Centauros del Desierto es la mejor película americana de todos los tiempos?

No se puede discutir que es un gran clásico, pero de ahí a realizar de forma categórica esa afirmación... Habría que comentarlo largo y tendido.

Sería interesante que realizases una justificación convincente en tu próximo post.

Mr. Hyde dijo...

Davis, lo de que Centauros del Desierto es la mejor película americana lo dice Martin Scorsese.
Yo no sabría decantarme por una sola, pero sí es de las mejores que he visto.
Saludos.