viernes, 20 de junio de 2008

¿Estaba Ayn Rand equivocada?

Dejo la traducción de parte de un artículo de Walter Block publicado el día 19-06-08 en LeeRockwell.com

Ayn Rand Was Wrong: Religion and Libertarianism


La relación entre el libertarianismo y la religión es larga y tempestuosa.
No se puede negar que Ayn Rand ha tenido una larga, fuerte y profunda relación con el libertarianismo. Aunque nos desestimó como "hippies de derechas" muchos aún están cautivado por ella, inspirados por ella, y en deuda con ella por presentar por vez primera la causa moral de la libre empresa. Desde luego, me incluyo en esta categoría.
Una de las influencias más fuertes que ha tenido sobre el movimiento libertario es su ateísmo beligerante. Para muchos seguidores de la filosofía de la libertad, un agresivo rechazo de Dios y todas los asuntos religiosos podría ser el axioma básico de su visión del mundo.
Confieso que ésta fue también mi posición sobre el tema durante muchos años. (...)
¿En qué ha cambiado mi opinión? ¿Por qué soy ahora tan ateo como he sido siempre, pero, también, un amigo y defensor de la religión? No tiene nada que ver con el hecho de que 13 de los últimos 17 años he sido empleadas de los jesuitas. Yo he sido profesor en el College of the Holy Cross de 1991-1997, y he sido y sigo siendo de la Loyola University de Nueva Orleáns, desde 2001 hasta la actualidad.
Para algunos, los que siguen aún cautivados por la visión randiana de la religión y la libertad, es bastante malo para un libertario tener una visión positiva de la religión. Para la mayoría, aparecerá como nada menos que una contradicción lógica que un ateo como yo apoye e incluso admire la religión. Me explico.
Me guiaré por el aforismo "el enemigo de mi enemigo es mi amigo". Aunque esto no siempre ocurre, en este caso creo que sí.
Por lo tanto, ¿cúal es la institución que representa la mayor amenaza para la libertad humana? Sólo puede haber una respuesta: el estado en general y, en particular, la versión totalitaria del mismo. Quizás no hay mayor ejemplo de este tipo de gobierno que la URSS, y sus dictadores, Lenin y Stalin (aunque el lugar de primacía en términos de número de inocentes asesinados podría pertenecer a la China de Mao).Y ¿qué institución ejerció un contrapeso detectado por los líderes soviéticos? No puede haber una sola respuesta: en primer lugar, la religión y, en segundo lugar, la familia. No es casual que los soviéticos aprobaran leyes para recompensar a los niños que denunciaran a sus propios padres si los descubrían mezclados en actividades anticomunistas. Seguramente no quepa mejor forma de romper la familia que esta diabólica política. Y, ¿cómo tratar a la religión? nos remitimos a los hechos: La religión se convirtió en enemigo público número uno, y sus practicantes fueron perseguidos brutalmente.
¿Por qué atacan a la religión y a la familia? Debido a que estos son los dos grandes competidores - contra el Estado - en conseguir la lealtad por parte de la población. Los comunistas tuvieron toda la razón, desde su propia perspectiva del mal, para hacer frente a estas dos instituciones. Todos los enemigos del estado omnipotente, entonces, harían bien en adoptar la religión y la familia como sus amigos, sean ellos mismos ateos o no, padres o no.
La principal razón por la que la religión perturba a los líderes laicos es que esta institución se define como autoridad moral, independientemente de su poder. Toda otra organización en la sociedad (con la posible excepción de la familia) ve el estado como la fuente definitiva de sanción ética. A pesar de que algunos líderes religiosos han doblegado la rodilla a los funcionarios públicos, existe una base natural de enemistad entre las dos fuentes de autoridad. (...)
Tal es mi posición. Yo rechazo la religión, toda religión, ya que, como ateo, sigo sin estar convencido de la existencia de Dios. De hecho, voy más allá. No soy agnóstico: estoy convencido de su no existencia. Sin embargo, como un animal político, abrazo calurosamente esta institución. Es un baluarte contra el totalitarismo. Aquel que desee oponerse a la depredación estatal no puede hacerlo sin el apoyo de la religión. La oposición a la religión, incluso si se basa en motivos intelectuales y no pretende ser una declaración política, sin embargo, asciende de facto a un apoyo del gobierno.
¿Pero qué pasa con el hecho de que la mayoría si no todas las religiones apoyan al estado. (...) La religión y el estatismo, son, en el fondo, enemigos. Estoy "con" Stalin y Lenin sobre este punto. Desde su propio punto de vista, era del todo correcto el reprimir brutalmente las prácticas religiosas. Esto hace que sea aún más importante que el resto de nosotros, los ateos o no, apoyen a los creyentes. El enemigo de mi enemigo es mi amigo.
Es en este punto se opuso enérgicamente el que numerosas personas inocentes han sido asesinados en nombre de la religión. Es cierto, por desgracia, demasiado cierto. Sin embargo, un poco de perspectiva no viene mal en este momento. ¿Cuántas personas fueron asesinadas por los excesos religiosos, como la Inquisición? Aunque las estimaciones varían mucho, las mejores estimaciones (...) son que el número de muertes durante esta triste época, que tuvo lugar a lo largo de varios siglos, fue entre 3000 y 10000; algunos expertos, (...), estiman un número de 2000. (...) las magnitudes relativas, se podría decir honestamente que palidecen en insignificancia absoluta, frente a la devastación infligida a la raza humana por parte de los gobiernos.
De acuerdo con las mejores estimaciones, las víctimas del estatismo sólo en el siglo 20 fueron unos 200 millones de habitantes (ver aquí, aquí, aquí, aquí, aquí y aquí). Comparar unos miles de muertes injustificadas con varios cientos de millones no es razonable. Sí, incluso el asesinato de una víctima es un ultraje. Sin embargo, al comparar la religión y el gobierno hay que tener en cuenta estas diferencias astronómicas.
Aquí está una lista de personas religiosas, gente que he
conocido personalmente y que han hecho grandes contribuciones a la libertad; quizás esto ayudará a establecer la contribución a nuestros objetivos realizados por nuestros colegas religiosos: William Anderson, Doug Bandow, William Barnett II, Peter Boettke, Steve Call, Art Carden, Paul Cwik, Ken Elzinga, Marshall Fritz, Stephen Grabill, Gary Galles, Jeff Herbener, Paul Heyne, PJ Hill, Guido Hülsmann, el rabino Israel Kirzner, el rabino Dan Lapin, Bill Luckey, Robert Murphy, Gary North, Rev. Edmund Opitz, Joe Peden, Duane and Morgan Poliquin, Shawn Rittenour, Lew Rockwell, Joann Rothbard, Fr. James Sadowsky, S.J., Fr. James Schall, S.J., Hans Sennholz, Fr. Robert Sirico, Monsignor Greg Smith, Timothy Terrell, Jeff Tucker, Laurence Vance, Jim Viator, Fr. Kevin Wildes, S.J., Tom Woods, Steven Yates. (Probablemente, he dejado fuera de esta lista a algunos amigos míos que se dolerán por la omisión de sus nombres, si es así, por favor envíeme un recordatorio suave, y corregiré el error involuntario en una revisión de esta publicación. Diré en mi defensa que, como persona no religiosa, me siento sólo de forma marginal, o accidentalmente, familiarizado con las prácticas religiosas de muchos de mis colegas de la comunidad Austro-libertariana.)
Luego, está la escuela de Salamanca, representada, principalmente, por los sacerdotes siguientes: Los dominicos: Francisco de Vitoria, 1485-1546; Domingo de Soto, 1494-1560; Juan de Medina, 1490-1546; Martín de Azpilcueta, 1493-1586; Diego de Covarrubias y Leiva, 1512-1577; Tomás de Mercado, 1530-1576. Los jesuitas: Luis Molina, 1535-1600; Cardenal Juan de Lugo, 1583-1660; Leonard de Leys, 1554-1623; Juan de Mariana, 1536-1624. Esta escuela de pensamiento es verdaderamente nuestro predecesor intelectual y moral. (...)
Ya es hora, (...), de que el movimiento libertario rechace la virulenta oposición randiana a la religión. (...)
Las opiniones expuestas en los párrafos anteriores están en consonancia con la perspectiva de mi mentor durante mucho tiempo, Murray Rothbard. Este estudioso, que a menudo llamado "Mr. Libertarian", fue muy pro-religión, sobre todo en favor de los católicos. Él atribuyó los conceptos de individualismo y libertad al Cristianismo (y casi todo lo bueno en la civilización occidental), y sostuvo firmemente que mientras los libertarios hicieran del odio a la religión un fundamento o principio, no irían a ninguna parte, ya que la gran mayoría de las personas, en todo tiempo y lugar, siempre han sido religiosas.

7 comentarios:

wg dijo...

El problema es que el cristianismo implica que o repartes alegremente tus bienes entre los pobres (Jesucristo), o los conservas, pero como fideicomisario o administrador en beneficio de los pobres. En ambos casos es tu deber moral dar lo tuyo al prójimo. Eso no le habría gustado nada a Ayn, para quien el único deber moral es contigo mismo.

Mr. Hyde dijo...

Ahí si tiene razón Ayn Rand.

Hereterma Ad Noctorium dijo...

todos mis respetos para Ayn Rand, una de las pocas liberales que tuvo las agallas de decir la verdad sobre el judeo-cristianismo..

en fin de eso se trata, de que el hombre sea completamente feliz reduciendose a si mismo a la nada, alcanzando una "libertad" total que en realidad significa todo lo opuesto. Quien no lo haga asi, al castigo eterno

la tirania por excelencia es la TEOCRACIA, las otras religiones obviamente entran en conflicto con un sistema encaminado a la teocracia si no quieren desaparecer, el cristianismo no es la excepcion. Revisando el concepto abstracto de "pueblo" que tienen los comunistas, puede decirse con certeza que el comunismo es la teocracia inspirada en el dios "pueblo", canalizada por un partido que hace las veces de iglesia y controla totalmente la vida de todos los inmersos en el, y tal como el cristianismo su tendencia es globalizante.

marouges dijo...

Totalmente de acuerdo con la postura abierta sobre la religión que adopta el artículo.-

Ayn Rand era en muchos aspectos una libertaria coherente, pero eso no significa que deba aceptarse todas sus posturas a pie juntillas. Es sabido que era una abortista militante, lo que se da de patadas con su declamado respeto a los derechos del individuo, contradicción que soslayaba diciendo que el no nato era tan solo "no poco de protoplasma"....-

Como de todos los autores, uno debe tomar lo bueno y eludir lo malo. Por mi parte no coincido en absoluto, más aún, me parece absolutamente acientífico, profesar un ateísmo militante como el que declama el autor del artículo, lo que no me inhibe de coincidir con él en muchísimos otros aspectos.-

El ateísmo conspira mucho contra las bases morales de la propia filosofía de Ayn Rand. Si no existe Dios, si todo termina aquí, no se ve motivos fuertes para no dedicarse a violar los derechos ajenos, en la medida en que uno tenga fuerza suficiente para hacerlo y cómplices para alternar en la vigilia tendiente a evitar las consecuencias del propio crimen.-

En cuanto al reparto de bienes, el Evangelio cuenta que preguntado Jesucristo acerca de lo que es necesario para acceder al Reino de los Cielos, dijo que bastaba con seguir los mandamientos. Repartir los bienes entre los pobres o conservarlos como administrador en sus beneficios, son altamente deseables como decisión personal, y no como obligación impuesta por el Estado, ya que en ese caso, carecerían de todo mérito religioso. Pero en la parábola de los Trabajadores de la Hora Nona, deja en claro que hacer caridad o no, o con quién hacerlo, es absolutamente individual y voluntario.-

La religión, y en especial la judeocristiana, no es una teocracia ni mucho menos. Las enseñanzas de Jesucristo hablan de una relación directa de cada persona con Dios, que donde estén dos personas juntas rezando a Dios hay una misa, que cada uno reza individualmente a Dios, que todos somos individualmente hijos de Dios. Eso es precisamente la base del individualismo, como bien lo desarrolla Paul Johnson. Y es ese concepto individualista, y no la existencia de una Iglesia institucionalizada, lo que permitió la subsistencia del sentido religioso en Europa Oriental a lo largo de casi un siglo detrás de la cortina de hierro.-

Verónica Alonso dijo...

Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.
Separemos los rieles: Dios es Dios y Yo soy el César.

Radio Tepeyac dijo...

Yo soy un liberal católico, y muy orgullo so de serlo. Creo que mi fe católica, mi naturaleza racional y volitiva le dan mayor firmeza y profundidad a mi convicción liberal.

WJJ dijo...

"A ti, que farfullas que la moral es social y que el hombre no necesitaría ninguna moral en una isla desierta, te digo que es en una isla desierta donde más la necesitaría. Sólo déjalo pretender, cuando no haya víctimas para pagar el precio, que una roca es una casa, que la arena es ropa, que la comida caerá en su boca sin causa ni esfuerzo, que podrá recoger la cosecha mañana si devora las semillas hoy, y la realidad lo barrerá, tal como se lo merece; la realidad le demostrará que la vida es un valor que debe comprarse y que el pensamiento es la única moneda lo suficientemente noble para pagarla."

"Si yo hablara tu tipo de lenguaje, diría que el único mandamiento moral para el hombre es: 'Debes pensar'. Pero-la frase 'mandamiento moral' es una contradicción. Lo moral es lo elegido, no lo obligado; lo comprendido, no lo obedecido. Lo moral es lo racional, y la razón no acepta mandamientos."